1 de octubre de 2015

Memorias de una Geisha por Arthur Golden




En esta maravillosa novela escuchamos las confesiones de Sayuri, una de las más hermosas geishas del Japón de entre guerras, un país en el que aún resonaban los ecos feudales y donde las tradiciones ancestrales empezaban a convivir con los modos occidentales.

De la mano de Sayuri entraremos un mundo secreto dominando por las pasiones y sostenido por las apariencias, donde sensualidad y belleza no pueden separarse de la degradación y el sometimiento: un mundo en el que las jóvenes aspirantes a geishas son duramente adiestradas en el arte de la seducción, en el que su virginidad se venderá al mejor postor y donde tendrán que convencerse de que, para ellas, el amor no es más que un espejismo.


Como sabrán ustedes queridos lectores, publico conocedor, que siempre les cuento un poco de mi encuentro con el libro.
En una feria que llegó a la ciudad donde vivo, me topé por primera vez con este libro, y lo tuve en mis manos mucho tiempo, a un precio promedio, ni económico, ni tan caro, era una edición gigantesca, tipo el libro “El descubrimiento de las brujas” sino es que un poco más grande. La idea es que al final lo dejé pasar (cuanto lo lamento).
No es hasta marzo de este año, que fui a una feria del libro en otro estado y me topé con la edición de bolsillo, pero con muchísimas páginas, por lo que el grosor y pesor del libro no me resultaron muy cómodos, pues aún así lo adquirí, con unos pe$o$ menos de diferencia a como cuando me lo topé hace como cinco años atrás.
Siento que cada película, cada libro, se debe leer o ver en el momento que uno sienta que es oportuno, y este mes que pasó fue ideal, pues a pesar que es muy extenso y que no tuve un tiempo tan prolongado como para poder leérmelo en uno o dos días, lo disfruté muchísimo.
La historia empieza con un prólogo relatado por el mismo autor, donde comenta que el libro en cierta manera es como si fuese contado por la viva voz de la Geisha, de hecho dice que grababa sus conversaciones con ella y que aún él puede revivir esos momentos con solo escuchar su voz.
De tal manera que lo mismo me sucedió a mí como lector, al empezar a leer el personaje de Sayuri en primera persona, podía imaginarme la voz de una anciana sentada en un departamento de lujo con vista a los rascacielos de New York con un cielo azulado entre el día y el anochecer, todos los presentes en la reunión cubiertos de pies a cabeza por el frío y acompañados de sus tazas con alguna infusión calentita.
Primero me vi la película, hace años y lo cierto es que solo recordaba ciertas fotografías pero casi nada de la trama. Así que al leerme el libro fue placentero, desde que empieza la historia me atrapó, el ambiente que describe el autor a través de la mente de Sayuri, lo narra tan bien, que notaba lo mucho que conocía acerca del lugar y el estilo de vida.
Si bien, el principio es muy conmovedor, Sayuri va de sufrir y sufrir, algunas veces ese dolor se opacaba por la inocencia y te resultaba enternecedor.
Los personajes que salen están bien definidos, el egocentrismo de Hatsumomo, la nobleza y refinamiento de Mameha, lo dura y comprensible de la Tía y la ambiciosa, protectora, fuerte y sobretodo astuta de Mamita.
Del personaje Sayuri, hubo cambios, en los primeros capítulos recuerdo que todo lo decía de manera tan poética, a veces demasiado como para su edad, y conforme fue creciendo como que perdió ese toque particular. Aunque no dudo haya sido intencional, pues este libro es como la mayoría de los famosos, que cuentan con diez mil personas detrás de, para llegar a la historia que se presenta al público, donde la idea es del autor y ya las otras manos lo transforman.
Uno de los factores que considero son los más fuertes motivos del éxito, es en primera los deseos, los sueños por alcanzar que todos tenemos, y en segunda, que viene siendo una conjunción con la primera: el amor, así ya sea desde culminar una relación o llegar a ser alguien de bien en la vida. Es por eso que de una u otra forma te vincula como lector, además que repito una vez más, el gran conocimiento o al menos lo tan convencido y seguro que está el autor de lo que escribe que todo te parece real, es como si la Geisha estuviera revelándote sus más grandes secretos.
Es un libro que se resume bastante en la película de más de dos horas, si bien la adaptación cinematográfica te llegó al corazón, como la escena final; en el libro, bueno, hasta es posible que llores además que tiene un poco más de historia, te cuenta que pasó después de y justo en ese cierre, el autor te recalca que todo es “real” que todo pasó tal cual, pues está tan apegado a lo que en un amor suele suceder.
Lo recomiendo, aquellos que disfruten de los libros románticos, o un tanto dramáticos, aunque también va para quienes amen el mundo de las Geishas y toda esa cultura, es muy probable que se convierta en uno de esos libros favoritos. 

Hasta muy pronto.
RBC.



22 de agosto de 2015

Manual del perfecto ateo - Ateos y creyentes.




MANUAL DEL PERFECTO ATEO es uno de los grandes libros que Rius ha dedicado al tema religioso. Aquí enfoca sus baterías sobre la cuestión que tal vez más ha preocupado a la humanidad a lo largo de la historia: la existencia de Dios. Quien la niega es un ateo. Pero Rius está convencido de que un ateo de a deveras debe saber todas las teorías religiosas que han elaborado los seres humanos sobre "eso" que llaman dios.

Siguiendo las sabias lecciones de este manual, en muy poco tiempo cualquier lector podrá graduarse en esta materia tan trascendente y ejercer a la perfección el ateísmo.


Lo que expondré a continuación es un par de reflexiones, dudas, opiniones y cada una de ellas serán expuestas sin intención alguna de transformar o insultar la manera de pensar de alguna persona.
De igual manera si alguien desea escribir un comentario referente a esto o aquello pido que sea del mismo modo, sobre todo porque sé que ninguno de nosotros somos completamente ignorantes y digo que tenemos “ignorancia” en mayor o menor grado pues siempre hay muchísimas cosas del planeta que no sabemos. Y otro detalle por el que pido respeto es porque créanme que todo esto que expongo no es de un día, ni de dos, me he tomado el tiempo en leer, ver vídeos, preguntar y pensar mucho, entonces creo que no pido nada injusto, solo un comentario constructivo, que aporte, bien pensado, con fundamentos.
Desde hace ya un tiempo no sé si un año o más, pero he venido pensando y reflexionando sobre el ateísmo, me generaba muchas dudas, al principio puedo decir que me asustaba  y en cierta manera me sentía agredido por la forma que usaban al expresarse. Pero no es hasta hace una semana que en casa de un amigo y su familia, salió el tema, ellos son ateos y yo creyente y eso es algo que no nos impide ser buenos amigos, lo cual me resulta enriquecedor, pues siempre ser tolerante en escucharnos unos a otros nos trae un sinfín de conocimientos; ahí el poder y el privilegio de la palabra, la comunicación.
Ellos fueron los que me prestaron el libro de “El manual del perfecto ateo” y a pesar que me considero de mente abierta, no pude evitar abrir los ojos como platos y hasta removerme en mi asiento en un “cierto” acto reflejo que mi cuerpo “emitió” cuando me hicieron la pregunta: ¿quieres leerlo?. Realmente tenía la curiosidad, sobre todo que mi opinión acerca de los ateos era escasa, pues no sabía realmente a que se debía este estilo de vida o estilo de pensar, a pesar que creo que cada quién lo lleva de diferente manera. Así que accedí.
Más de la mitad del libro ya lo había pensado antes de leerlo, ya me había hecho las preguntas, generado alguna respuesta sin saber si era correcta o no, pero al leer lo que el autor exponía me di cuenta que no estaba errado. Y es a partir de esta obra que se detonó lo que yo tanto quería hacer desde hace mucho: investigar un poco más.
Las dos semanas que literal me la he pasado pensando entre mis momentos de no hacer nada, era si escribirla o no y de qué manera esta entrada, pues a mi mente llegaba una forma estructurada por preguntas y otra como hasta ahora, relatándolo, así que intentaré hacerlo de la primera manera haber si no olvido nada y puedo ser más claro.
¿Qué es un ateo y un creyente?
Ateo: Es el que no cree en Dios por lo tanto tampoco en ninguna religión.
Creyente: Es el que lleva una religión o cree en un ser divino, en Dios.
¿Por qué algunas personas son ateas y otras creyentes?
Existen muchas razones para ambas incógnitas pero mencionaré las que yo observé más en mi pequeña investigación.
Ateos:
Porque en un momento desesperado suplicaron a Dios que los ayudara y tal ayuda jamás llegó.
Porque no entienden cómo un ser lleno de bondad permite tantas desgracias en el mundo.
Por los resultados de opiniones y escritos de científicos.
Por la historia.
Creyentes:
Por tradición familiar.
Porque han pedido a Dios y su petición se ha hecho real. (Punto que al ser demasiado personal, los del exterior les cuesta trabajo creer)
Por la experiencia que tienen al lograr una concentración espiritual muy alta. Hasta el grado de transformar sus vidas.
¿Qué opinan unos de los otros?
Ateos:
El factor que más se hace presente en sus opiniones es que a los creyentes les sobra ignorancia y carecen de razón.
Creyentes:
Que sus almas corren peligro al blasfemar las escrituras religiosas.
¿Cómo se vive el ateísmo y la religión?
Los creyentes (no todos) asisten a un templo, donde se realizan ceremonias religiosas guiados por sacerdotes.
Los ateos (no todos) se reúnen en un local y debaten o escuchan puntos guiados por un expositor.
¿Por qué creer en Dios?
En el libro que aquí se trata, el autor dijo que también hizo esta cuestión y literal ningún creyente supo dar una respuesta con buen peso.
Al realizarla a personas cercanas a mí, la mitad me contestó que le era difícil contestar pues es algo que está muy en el interior, algo que es demasiado personal como para describirlo con palabras. Y lo curioso es que todos me cuestionaron lo siguiente: ¿por qué la pregunta?
En lo particular me he topado con varias personas que me han contado acerca de una experiencia como por ejemplo que a través de un sueño un ser de luz les dice algo, lo hacen y los salva de una desgracia. Diré algo que he reservado casi para todos, pero cuando hice mi primer comunión a los 21 años me acuerdo que mi experiencia de confesarme no fue lo que esperaba, pues el sacerdote fue el que habló por mí, al finalizar un tanto triste-molesto-aliviado me fui a realizar mi penitencia y al estar frente al Santísimo agaché mi cabeza y al pedir perdón una mano se puso sobre mi cabeza, una especie de electricidad recorrió mi columna y al levantar la vista no había nadie frente a mí, ese día recuerdo que al recibir por primera vez la ostia sentía algo que no puedo explicar, no tenía miedo, sentía amar a todos, fue algo como dicen los demás, inexplicable. Esto sé que pocos lo pueden creer y sé que para los ateos habrá una explicación científica, pero el hecho que se haya dado al momento de pedir perdón me parece aún muy especial y me hace creer en que sí hay un ser que nos protege, llámese ángel, Dios y sus diferentes nombres.
¿Por qué este autor dice que aquél que lee la Biblia lo educa al Ateísmo?
En este sentido yo igual tengo mis dudas, y esto para mí tiene una respuesta lógica.
Yo no he leído la Biblia, lo he intentado y la verdad es que me resulta muy difícil, me parece como una serie de mensajes ocultos, pues dudo que lo que dice sea tal cual, cada palabra, cada verso, lleva más de una interpretación y como suelo ser muy de echarme a pensar, me deja agotado un párrafo y sin estar seguro si mi interpretación  al final es la correcta.
Ahora, el autor Ateo explica que la Biblia se contradice en varios puntos el que más recalca es que en unos libros dice que un apóstol vio y escuchó a Dios y otros apostales dicen que jamás se verá y escuchará a Dios. Otro punto que tomó en cuenta es que se dice que Dios todo lo puede y en otros versos dice que Dios destruyó excepto (si no me equivoco) unas torres de hierro porque no pudo. Y aquí de nuevo yo imagino que si se lee por completo esos puntos mencionados por este autor en la Biblia, más que tomarlo literal me resulta más como una metáfora.
Ahora, por qué mis dudas que lo que diga la Biblia sea tal cual. Leí en un libro de matrimonio que la iglesia antes mataba a los que se querían casar, porque lo tomaban como pecado. Ahora el matrimonio para la iglesia es un sacramento. Eso me dejó en shock. Otro factor fue que en la cacería de brujas, tal cual, fueron ejecutadas solo mujeres; ningún hombre y misteriosamente los líderes de la iglesia han sido hombres.
Mi respuesta lógica a esto es la intervención de la mano del hombre. Porque por poner otro ejemplo es que después de la iglesia católica (incluso antes de esta si no me equivoco) han salido muchísimas más religiones y cada una con su Biblia, que a pesar de tener muchos parecidos no resultan idénticas, empezando por el nombre que se le da a Dios. ¿Y quién hace estas adaptaciones?
Igual una vez escuché en una noticia que un papa quería eliminar el purgatorio, ¿cómo se podría hacer así nada más, por decisión?, ¿entonces podría igual eliminarse el infierno?, eso me dejó como que pensando mucho. Igual y los de las noticias mintieron o dieron mal la información.
¿La Biblia dice cosas del futuro, existen adivinos o casualidades?
Recuerdo que cuando era pequeño personas ancianas me decían: hijo, vienen tiempos difíciles, habrá guerras entre hermanos (ciudades, compatriotas), naciones; se dice que un hombre de tez oscura dominará una de las naciones más poderosas, los padres le temerán a sus hijos, estos serán tan libres que levantarán la mano a sus padres.
Actualmente todo esto lo he visto en noticias, en personas cercanas a mí. Y no puedo evitar recordar esas palabras citadas anteriormente y también recuerdo que me dijeron: todo está escrito en la Biblia y la verdad que hasta ahora eso no lo sé, pues como he dicho, no la he leído.
¿Por qué los líderes religiosos han violado sus predicamentos?
En un café un amigo me dijo que el mal se ensaña más con los que están más cerca de Dios, tentándolos fuertemente hasta desviarlos, aquellos que llevamos una vida sin tanto recato pues ya el mal nos toma como uno de los suyos. Yo como creyente, sí lo creo.
Los que no creen pues les confirma una vez más que todo es mentira.
El que yo crea eso, no significa que justifique a los que hacen daño, pues como cualquiera, si alguien, sea quien sea, se mete con alguien de la familia, difícilmente uno se pueda contener en responder de una manera que no sea llena de acciones guiadas por el coraje, odio y demás.
¿Entonces quién tiene la certeza, los ateos o los religiosos?
Personalmente creo que esto al final de cuentas nadie sabe, pues repetimos lo que otros han escrito, lo que los periódicos reportan, lo que vemos en el internet, la televisión, lo que personas antes de nosotros se han encargado de ir contando.
Hace poco esto fue más que comprobado para mí, pues asistí a una fiesta y ahí estuvo la prensa, tomaron fotos y preguntaron nombres y detalles para armar la nota, el punto estuvo que cuando salió el artículo no paraba de reír, pues solo el 40% fue real de lo que ahí relataron, la nota resultó 60% más magnífica de lo que realmente fue. Unos dirían que todo es real pues la prueba está en la foto, la prensa estuvo ahí, ellos lo vivieron, aquí está escrito y ¡¡hay fotos!!, pero estuvimos otros que relataremos lo que realmente pasó, aunque no tengamos más que la experiencia del momento. No sé si logro dar a entender mi punto.
Uno de los defectos del hombre es que todos podremos algo de nuestra cosecha, de la imaginación o conveniencia.
¿Más curiosidades?
Algo que capturó mi especial atención es que por lo que he leído y escuchado otra queja de los ateos es que las religiones piden dinero a sus seguidores.
Y ya existen grupos de ateos donde hay un expositor (líder) que les expone un tema, cantan y piden dinero, pues de antemano saben que hay que mantener el sitio que usan para sus reuniones el cual se renta o se compra, comprar sillas, ventiladores, etc. Aparte que al final resulta ser un “trabajo” el liderar un grupo y esos líderes cobran como cualquier otro puesto de trabajo.
Otra cosa que me llama la atención es que los ateos en sus conferencias, en sus momentos de molestia, exigen a Dios que se haga presente, que si realmente existe los haga callar. Esto atrae mi atención pues como exigirle a algo que para ellos no existe que se haga presente, en una parte del libro que leí, me dio la impresión que entre líneas el autor tiene la necesidad de ver a Dios y nada como llamar su atención con groserías y pataletas para obligarlo a materializarse.
Cuando he leído de espiritualidad se dice que para poder lograr más esa conexión con lo divino, debemos estar limpios, no comer carnes, no fumar, no tomar, hacer ejercicio y aseados al momento de la meditación. Y si esto es cierto, ni yo que hago oraciones y creo en Dios, me veo exigiéndole que se presente ante mí. Puesto que por lo menos dos puntos de la lista no los cumplo. Y además creo que todo es con constancia, no podría exigir un cuerpo atlético sin hacer ejercicio, que me respeten si no respeto, que me den amor si doy odio, etc...
¿El ateo sufre por pecador y el religioso lleva una vida de lujo?
Lo cierto es que nada tiene que ver una cosa con la otra, somos libres y cada uno toma decisiones y cada una de ellas trae consecuencias, creo que si llevamos una vida tranquila, las respuestas serán de la misma manera.
Hay una frase que escucho mucho en la religión: Dios dice: “Ayúdame que yo te ayudaré”. He aquí lo mencionado anteriormente, no se puede pedir un cuerpo perfecto si todo el tiempo estamos en el sillón.
En lo particular el que yo crea en Dios no me hace pensar que deba merecer una vida fabulosa, ni que mi cuerpo deba ser inmortal, ni tampoco que no me enfermaré; pero sí me regala grandes momentos de felicidad, me permite experimentar cosas muy lindas y llámese energía, decretos, mentalización, pero ha habido grandes regalos (no materiales) que yo siento no son más que ayuda de él. Entonces, no puedo pedir una vida lejos del dolor, si al final lo que para mí es imperecedero es el alma y no el cuerpo que llevo ahora.
¿El ateísmo se expande y la religión se acaba?
En un especial de ateísmo quedé completamente anonadado con el final, pues hay un ateo muy famoso que por lo consiguiente mueve grandes masas, muchos de sus seguidores se han tatuado su rostro en el cuerpo (esto igual me lo mencionaron los ancianos en mi época infantil ahora que recuerdo), esta persona pide “donaciones” para mantener su página con más de 25 mil suscriptores y promueve que ni navidad ni día de reyes se festeje una vez más. Precisamente esto me terminó de sacudir la mente. ¿Nunca se han preguntado por qué las navidades no les saben igual que hace unos años? Yo sí, y creo que la misma vida te va haciendo esos cambios y no me imagino negándole a un niño la fantasía y sonrisas de que un Santa Claus o unos Reyes Magos le lleven regalos en un día especial, para mí estos son unos de los recuerdos que más atesoro y me regalaron momentos especiales con la familia, entonces, no sé de qué manera afecta esto al hombre, es más, estoy seguro que si siguiera creyendo en Santa Claus, mis navidades serían más cercanas y no tan lejanas como cada año la siento.
Este punto me lleva a la pregunta que últimamente me he hecho:
¿Qué pasa si decido volverme ateo, cuál es el siguiente paso?
Por más que imagino mi vida sin navidades, sin prenderle una veladora a mis abuelos y pedir por que descansen felices y tranquilos en un noviembre, o mis momentos de oraciones que no dicen más que cosas positivas y que me mantienen optimista.
Y por eso me pregunto, ¿Si soy ateo qué gano convirtiendo a otros al ateísmo?, ¿me haría más feliz?, ¿la otra persona automáticamente se convertiría en más inteligente? O ¿seríamos más personas buenas?
En definitiva ni la religión, ni el ateísmo te convierten en mejor o peor persona, he conocido ateos realizados, felices, con buena energía para mí y a religiosos que casi quieren hacer lo de épocas pasadas, matar aquellos que no respeten un punto de la biblia. Y me he topado religiosos muy bondadosos, con grandes conocimientos, en puestos importantes y ateos que se refugian en la negatividad y agreden y tachan de ignorantes y mediocres a los religiosos.
Así que todo está en el hombre, en su libertad.
¿Cuál es la conclusión?
Para mí sería que en lugar de que los ateos publiquen parodias de personajes bíblicos, de ir deshilando que las escrituras son falsas, y de que los creyentes respondan que todos aquellos que no crean arderán en el infierno, cuando quién dice esto no sabemos si tiene un largo expediente ahí medio oscuro. Creo que lo que debemos hacer es despertar la mente de que ningún hombre debe enriquecerse por dar platicas de Dios o de Ateísmo, que la tolerancia trae consigo paz y grandes conocimientos pues conoces cosas que te niegas al encerrarte en un “YO y YO”, que una forma de pensar, que un estilo de vida, no debe ser motivo de guerras y problemas.
Una vez un artista comentó que le encantan los jardines, y todo el que pasaba le arrancaba flores, le tiraba basura, y entonces puso la imagen de la virgen de Guadalupe y desde eso los que pasan dicen: es el jardín de la virgencita, hay que respetarlo. Desde eso ya no tiene problemas. Entonces, hay cosas buenas en la religión y si el ateo intenta destruir toda creencia, no imagino poniendo un letrero de aquel que se acerque a mi jardín le doy un balazo, detalle que puede o no surgir.
Hay muchas cosas que olvidé, otras que decidí omitir, pero creo que más que expuesto el punto.

¿Ustedes qué de bueno pueden compartir?, para hacer de un mundo ya tan caótico una mejora.

 Querido lector:
¿Alguna vez has leído un libro
opuesto a lo que sueles leer?

Hasta muy pronto.
RBC.



18 de agosto de 2015

El diario de Bridget Jones libro de Helen Fielding - Un Orgullo y prejuicio de la vida actual.




Es poco usual encontrar a una autora que escriba sobre las mujeres de hoy y que sea realmente divertida e inteligente. Helen Fielding lo ha conseguido con un personaje desenfadado, hilarante y que habla sin tapujos sobre sus contemporáneos. El libro transcribe un año de la vida de Bridget Jones en forma de diario. Bridget, personaje que se hace rápidamente entrañable al lector, rebasa los treinta años, trabaja en una editorial, vive sola y, al iniciar su diario, se propone cinco objetivos: perder peso, dejar de fumar, controlar el alcohol, ser encantadora y conseguir una pareja estable. Por el diario desfilan sus padres (empeñados en casarla), sus amigas (adictas a los libros de autoayuda), un amigo homosexual, un compañero de oficina con el que tiene un ligue y le manda mensajes insinuantes por el ordenador, y otros muchos personajes, en una serie de situaciones divertidísimas.


El finalizar “El Diario de Bridget Jones” de la autora Helen Fielding, puedo describir que me dejó con una sensación de “Satisfecho-quiero más”.
La estructura del libro está hecha por meses, este es un detalle que me gustó mucho, saber que cada capítulo es un mes de la vida de Bridget Jones y saber que acabaría en Diciembre, a mí me resulta un mes muy especial, motivo que me mantenía con ánimos de acabar la obra para leer de las fiestas decembrinas a lo Jones.
No he terminado el libro “Orgullo y prejuicio” pero conforme lo iba leyendo me di cuenta que “El diario de Bridget Jones” viene siendo una adaptación de la obra de Jane Austen a la vida actual, sólo que convirtiendo a Jones en la antítesis de Elizabeth Bennett, por ejemplo la hace completamente romántica, por lo tanto se enamora rápido; es tonta, poco orgullosa, etc. Mientras que Darcy es igual que Mr. Darcy de callado, con buena posición social, habla poco, caballeroso, romántico a su manera, etc. Y así podría ir relacionando los personajes del libro de Austen con los de Helen.
Lo que resalta más la trama de Fielding es la vida de soltería, la amistad y el amor anhelado; todo esto envuelto en comicidad.
En lo particular me gustó mucho, hay capítulos en los que me reí como nunca un libro me ha hecho reír, recuerdo que hasta las lágrimas me sacó de tanta risa. Jones cobra una vida impresionante que yo como lector llego a creer que existe en la vida real.
Por mencionar otro punto a resaltar es que el libro viene siendo una “compilación” de publicaciones periódicas de Helen en el diario “The Independent”; columnas que fue enlazando, modificando, agregando o quitando hasta formar dos libros. La autora aún sigue escribiendo de Jones, aunque ahora estas columnas las publica en  “Daily Telegraph”.
Quiero leerme el siguiente libro y aún así puedo creer que le quedaría para uno más, pues Jones es un personaje bastante vivo como para cosecharle toda una saga.

 Querido lector:
¿Cuál es el libro que más sonrisas 
te ha dibujado en el rostro?


Hasta muy pronto.
RBC.

16 de agosto de 2015

Diles que me quieres de Ángel Hernández ganador XIII premio Odisea




"Yo, David Jaén Morales, más conocido como Davi (sin la d final y con entonación en la a) español, de 31 años de edad, de estado civil "solo como nunca" y residente por ahora en Renania del Norte-Westfalia, Alemania, en casi pleno uso de mis facultades mentales, juro que jamás volveré a permitir un sufrimiento más por culpa de ningún amor". 
Con esta firme declaración de intenciones se presenta Davi, protagonista de Diles que me quieres, novela ganadora del XIII Premio Odisea de Literatura. Decidido a dar la espalda al amor para evitar cualquier sufrimiento, Davi decide regresar a España y comenzar de cero, pero el destino no se lo pondrá tan fácil y cruzará su camino con el de Fran, un famoso futbolista del Atlético de Madrid. 
Davi y Fran comienzan una relación no exenta de dificultades poniendo de relieve una situación tristemente conocida: la homofobia en el mundo del fútbol. Ambos tendrán que hacer frente, además de los típicos problemas de una pareja normal, a los desprecios y recelos de jugadores además del acoso mediático de la prensa durante uno de los campeonatos más importantes, el Mundial de Fútbol, donde además España parte como favorita. 
Ángel Hernández (Arico, Santa Cruz de Tenerife, 1968) reside actualmente en Düsseldorf, Alemania, desde donde escribió Diles que me quieres, su primera novela con la que ha conseguido ser el ganador del XIII Premio Odisea de Literatura.


No sé por dónde empezar esta entrada, pero bueno, quiero comentar que me ha pasado cosas muy curiosas pues desde que los de mi alrededor saben que leo y me gustan las películas sin yo pedirlo me han prestado libros y películas que ni sabía que existían o que no son mi género favorito o que jamás creí leer, pero siento que negarme es -aparte de grosero- perderme de algo desconocido, de no experimentar o conocer las variedades de estas artes u otros autores.
En esta ocasión vengo a hablarles del libro “Diles que me quieres” que me prestaron hace como tres años y que por fin he leído y podré devolverlo.
Este libro es ganador del XII premio Odisea, honestamente no soy de guiarme por los premios para leer un libro o ver una película, sobre todo cuando no conozco qué premio o quién se lo otorgó, suelo ser escéptico por experiencias que he tenido. Así que quizás el tiempo en que me decidí en darle la oportunidad a este ejemplar fue parte de ello.
Pues bien, este libro literal viene de una librería española pues la persona que me lo prestó en uno de sus viajes lo compró y cuando me lo llevó, me dijo: “Léelo” y puso cara de tristeza, yo me quedé pensativo, pero pues como comenté, no es hasta años después que cumplo con la orden que el dueño de la copia me dio.
Al empezar a leerlo estos dos párrafos fueron los que me convencieron de terminarlo:
Conforme vas conociendo más de la vida de Davi, te vas enganchando con los personajes, con las situaciones que en lo particular jamás me habían pasado en la cabeza, lo cual me sorprendía, y me hacía dar vuelta a la página.
La prosa me gustó mucho, los pensamientos del narrador te deja claro lo que siente en ese momento, tanto, que puedes comprender esos nervios, esos amores, desamores, miedos que él tiene en su momento.
No sé cómo decir, pero hay líneas que bien se pueden resaltar como para colocarlas en un guión cinematográfico y sensibilizar al espectador. 
Hay temas o problemas que ir desenvolviendo a lo largo de la trama, y este autor me mantuvo entretenido o en cierto suspenso, haciéndome la pregunta de cuándo se atreverá a dar tal paso tal personaje y ni cuenta me daba y ya había sucedido lo esperado y yo solo pelaba los ojos, pues de tanto que te sumerges en su mundo que te pone los pelos de punta en un instante inesperado.
Cada uno de los personajes que él va poniendo en el camino de Davi te resulta difícil no quererlos, te agradan, te muestran su lado humano, al grado que por un momento pensé que todo era verdad, que sí había un romance así y que los escándalos los podría encontrar en la red si tecleaba los titulares leídos del libro.
Los puntos negativos que encontré fueron tres; en lo particular los momentos románticos (no sé si es un problema ya mío) pero llegaban a parecerme muy cursis o demasiados azucarados. Otro por mencionar es que presiento que le quitaron ya sea diálogos o pensamientos a Davi y quiero imaginar que era para no contradecir lo que anteriormente había asegurado, por lo que había líneas que yo terminaba de imaginar para poder ligarlos y no sentir un corte del momento que los personajes pasaban. Y el último pero no menos importante, faltaron descripciones de algunos gestos o movimientos que los protagonistas debieron hacer en la cabeza del autor al darle voz a estos, y al no dar esos detalles, pues era a veces como escuchar a alguien sin movimiento corporal alguno.
Los puntos antes mencionados fueron algunas partes específicas, no en todo el libro.
Es un libro entretenido, en casi todos los capítulos algo interesante sucede, ríes, te lleva al llanto y te inspira. 
Al retratar realidades como el machismo, la amistad, la homosexualidad, la fama, el fanatismo, el amor, la traición, el dolor y los miedos; lo convierten en un libro peculiar apto para cualquier lector que goce de textos de romances difíciles o por qué no, de aprendizajes. 
Ahora comprendo la cara de tristeza de quién me lo prestó y créanme, esto no es spoiler alguno.

 Querido lector:
¿Alguna vez has leído un libro que jamás pensaste leer
y terminó sorprendiendote de buena manera?


Hasta muy pronto.
RBC.

12 de agosto de 2015

El gran Gatsby libro - Reseña




Jay Gatsby, el caballero que reina sobre West Egg, el anfitrión de las noches sin tregua, pero también el triunfador marcado por el trágico sino de una soledad no pretendida, es el arquetipo de esos años veinte que se iniciaron con la prohibición y discurrieron en el gangsterismo y la corrupción política organizada. Protagonista de una década que culminaría con la catástrofe de 1929, su imagen de esplendor no hace sino anunciar un drama inevitable. Triunfo de perpetua juventud, brillantez animada por el exceso, fueron también las constantes de la vida de Francis Scott Fitzgerald, quien nos ofrece en El gran Gatsby una de sus obras mayores.


Cuando vi la película del 2013 me hizo sentir muchas cosas, recuerdo perfectamente que ese día llovía (como hoy) y lloré como muy pocas veces una película me ha hecho llorar.
Así que cuando me topé con el libro me dije: lo leeré. No es hasta hace un par de días que me dispuse a hacerlo, y fue curioso pues me puse a leerlo mientras esperaba una visita, me acabé el libro y la visita jamás llegó (me carcajeo), una manera muy peculiar de contar y rememorar como leí: El gran Gatsby. 
Para ser honestos cuando lo empecé a leer casi lo dejo, pues es una trama a mi parecer demasiado “poética” por llamarlo de alguna manera. A esto me refiero que de pronto no sabía qué era real y cuáles las florituras a los sentimientos o percepciones de Nick Carraway (el que narra la historia) eso mismo me hacía muchas veces releer ciertas líneas y la interpretaba de diferentes maneras hasta el grado de decir: “¡Bueno, ya!, no las leeré más veces o pasarán los días y no acabaré el libro”.
En lo personal me identifico mucho, pero enormemente con el narrador, su forma de pensar, las veces en que el apreciaba o percibía a los de su alrededor, más allá de lo que realmente eran.
Una de las cosas que me gustaron mucho es que es el único libro (hasta ahora que he leído) sino me equivoco que tiene muy marcados sus momentos, por ejemplo cenicienta sin dejar la zapatilla en las escaleras pues no sería la cenicienta o cuando esperas que el aprendiz de Merlín saque la espada en la piedra, así es este libro, de alguna manera no sé porqué pero me queda en la mente: la visita a casa de Daisy con las cortinas moviéndose con el viento y su jugueteo, el valle de las cenizas, los ojos del doctor  T. J. Eckleburg, la discusión en el cuarto del Plaza, la luz verde y en fin, varios puntos clave de la trama. Lo curioso es que si se analiza bien a pesar de mencionar muchos nombres en algunas partes de la narración son pocos los personajes de los que se habla en la historia. Y esos pocos se disfrutan mucho.
No sabía que en algunas escuelas es un libro de texto más, así como pretendían poner a Harry Potter en las escuelas, pero esta obra tiene mucho de donde sacar un buen análisis. Los valores, la sociedad, los sueños, las consecuencias y demás.
Lo disfruté mucho, y tanto el libro como la película se han convertido ya en mis favoritos.
Por último pero no menos importante les dejo las frases o párrafos que encontré y me gustaron mucho:

Treinta años: la promesa de una década de soledad, de una lista cada vez más breve de solteros que frecuentar, de un cargamento de entusiasmo cada vez más insignificantes, de unos cabellos cada vez menos espesos. Pero allí estaba ella a mi lado, su rostro fatigado se apoyó perezosamente contra mi hombro y la formidable sacudida de los treinta años se desvaneció ante la tranquilizadora presión de su mano.

Soy de esas personas que se fían de todo el mundo y que no piensan mal de nadie, pero cuando llego a saber una cosa, la sé de verdad.

Había perdido el calor de su antiguo mundo y pagado un precio muy alto por vivir demasiado tiempo su único sueño.

Un mal conductor sólo estaba a salvo hasta que se encontraba con otro mal conductor.

El orgiástico futuro que año tras año retrocede ante nosotros. Se nos escapa en el momento presente, pero ¡qué importa!; mañana correremos más deprisa, nuestros brazos extendidos llegarán más lejos…y una hermosa mañana…

Eran criaturas desconsideradas: hacían añicos cosas y personas y luego volvían a su dinero o a su enorme desconsideración, o a lo que fuese que los mantenía unidos, y dejaban que otros se encargaran de limpiar lo que ellos ensuciaban.

Hemos de aprender a mostrar nuestra amistad a un hombre cuando está vivo y no cuando está muerto. 




Hasta muy pronto.
RBC.

El galáctico pirático y alienígena viaje de mi padre de Neil Gaiman - Reseña




Ya saben lo que pasa cuando vuestra madre se va de viaje de trabajo y vuestro padre se queda a cargo. Normalmente, ella le deja una lista de cosas que hacer y lo más importante es siempre que no se olvide de la leche. Pero, desafortunadamente, se le suele olvidar. Así que, a la mañana siguiente, antes de desayunar, tiene que salir a la tienda de al lado y esta que tiene en las manos es la historia de por qué le lleva tanto, tanto tiempo volver con la leche.
Como estrellas invitadas: el profesor Steg (un dinosaurio viajero en el tiempo); unos bichos verdes y viscosos; la Reina de los Piratas; una joya muy famosa que está incrustada en el ojo de una estatua en un volcán... 
Y una botella de leche perfectamente ordinaria pero muy importante.


Neil Gaiman ya se ha convertido en uno de mis autores favoritos, quisiera todos sus libros pero la mayoría ya están descontinuados.
Este libro se lee fácilmente en una tarde o en el transcurso de un día, es completamente infantil y en el no sólo se encuentran ilustraciones muy agradables sino que se juega mucho con el texto que te va narrando la historia, ese fue un punto que me dejó emocionado, pues era la primera vez que veía esto en alguna edición, sin embargo luego me leí otro libro donde vi el mismo estilo y si no me equivoco es más antiguo que este, así que realmente no sé qué editor habrá hecho esto primero, pero sea como sea se me hace bastante atractivo, un ejemplo de este uso de juego con el texto:
Por otro lado, el inicio del libro no me convencía mucho, pero luego difícilmente me pude salir de las garras de Neil, pues su narración te envuelve de tal manera que olvidas por un momento que has crecido, que eres un adulto y sonríes con la simple historia de un bote con leche que está en peligro, parece increíble pero es que así es, la trama se centra solamente en que la leche debe llegar a casa sana y salva.
Si bien es una de esas tramas que generalmente pudieran aburrirme porque de una cosa pasa a otra y otra, Neil supe enhilarlas de manera que esos sube y baja no me mareaban.
Algo curioso es que el nombre en español del libro a Gaiman le desagradó mucho pues dijo: “Qué manera de spoilear al lector”.
A mí curiosamente eso fue lo que me atrajo, el título, pues me hizo reír y luego leí el nombre del autor y sin dudarlo lo compré, de inmediato pensé que lo disfrutaría y así fue.
Dudo que Neil haya sufrido con este libro al realizarlo, pues siendo un monstruo creativo, quiero suponer que de la misma manera que se lee este título de la misma manera él la creó.

Hasta muy pronto.
RBC.

1 de agosto de 2015

Lista separadores para promoción aniversario EmBLOGrium 2015

Anna Karenina
Mujeres de Mahattan
Una vacante imprevista
La venganza viste de Prada
El diablo viste a la moda
Hush Hush (saga Hush Hush)
Silencio (saga Hush Hush)
Crescendo (saga Hush Hush)
Finale (saga Hush Hush)
Bitterblue
La hora del ángel
El galáctico pirático y alienígena viaje de mi padre.
Buenos presagios
Monster University
Frankeweenie (dos diseños)
Los cuentos de Beedle el Bardo
Stardust
Jovenes brujas
Los crímenes de la luna llena
Auslander
Los Radley
El aprendiz del espectro
Kate Mosse
La prueba del ángel
El anillo de solomón
Muerto hasta el anochecer
Dead love
La chica de la capa roja
Fuego
Gran Gatsby
Oska Pollock
El dador de Recuerdos
El quinto códice maya
Los fantasmas del invierno
Inferno
Ángeles y demonios
El símbolo perdido
El código Da Vinci
Los juegos de Ender
Las crónicas de Spiderwick
El libro del cementerio
El cementerio sin lápidad y otras historias cortas

Vigencia del 1 al 10 de Agosto 2015.
Hasta muy pronto.
RBC.






11 de abril de 2015

12 Brujas y El Innombrable un libro de Tales RBCBOOK 2015




¿Vives un matrimonio como los cuentos de hadas? ¿Siempre eres el amigo y jamás la pareja? ¿Hay alguien que tienes prohibido mencionar por la huella que dejó en tu pasado?
Descubre las 12 historias de Brujas y una particular historia entrelazada del innombrable. Seguro que te identificarás con más de una.

Disponible la nueva edición de tales RBCBOOK, agradezco la espera y la participación de los escritores que aquí aparecen.
Gracias igual a ti por leernos y alentarnos a realizar más obras completamente gratuitas.
Regálanos un minuto de tu tiempo y con ello un comentario para que pueda haber una próxima vez.
Que disfrutes tanto de 12 Brujas y El Innombrable como el entusiasmo con el que lo hicimos. 

Hasta muy pronto.
RBC.


15 de febrero de 2015

La venganza viste de Prada - vuelve el diablo- de Lauren Weisberger: Reseña por RBC BOOK




Ha pasado casi una década desde que Andy Sachs dejó el trabajo «por el que un millón de chicas matarían», como ayudante de Miranda Priestly en la revista Runway, un sueño que resultó ser una pesadilla.La vida de Andy ha mejorado mucho: ha montado su propia revista, que se ha convertido en un referente, y ha conocido al amor de su vida, Max Harrison, con el que está a punto de casarse. Pero el karma le juega una mala pasada y no deja que Andy se libere completamente del pasado. Pronto se da cuenta de que nada es lo que parece, ni su novio, ni su socia ni su propia carrera, y de que sus esfuerzos por construir una nueva vida la llevan de nuevo al infierno del que escapó diez años atrás. 
Vuelve la jefa más odiosa de la historia de las jefas odiosas. Vuelve el diablo.

No sé por dónde empezar esta reseña, será muy extensa supongo, como bien saben aquellos que me leen yo soy de los que cuento las cosas entre el libro y yo, la manera en que lo encontré lo adquirí y demás.
En primer lugar quiero comentar que en la reseña: Un despertar glorioso, yo había dicho que no se había traducido nada de Lauren Weisberger, lo más curioso es que en los años que yo lo busqué en realidad no había nada en venta en español de esta autora, pero resulta que en el transcurso en que ya no buscaba más, se publicó no solo “El diablo viste de Prada” si no la secuela y un libro más de ella mima. Me enteré un tantín tarde, pues la edición que quiero ya no está disponible, pero me alegro que al menos consiguiera una copia.
Ahora, este libro me trajo muchas cosas raras, o no sé ni cómo decirle, pero en primer lugar yo no soy de leer las siguientes partes de una obra sin antes haberme leído el libro que haya iniciado todo, aunque esto lo paso por alto cuando me atrae el libro y las primeras partes se agotaron y me dicen que ya no volverán a salir, entonces es cuando digo: “okay a no leer nada, me leo el dos o el tres”. Y con esta obra no me importó, no aguanté esperar me llegara la primera parte.
Bueno ese fue el primer punto, encargué “El Diablo viste de Prada” en una librería y el segundo no lo tenían, así que me pasé a otra librería y ahí tenían “La venganza viste de Prada” y no "El diablo viste de Prada", así que lo adquirí aunque realmente me pareció MUY caro, ahora sí que Prada= Costoso creo solo por el nombre (broma), así que reacio y no tan convencido por el precio porque es rústica, sencillísimo, y comparándolo con el otro ejemplar que adquirí ese mismo día  con pasta dura, enorme, costurado y más económico.
Luego cuando lo empiezo leer, resultó no ser tan glamurosa la edición como pensé que sería, de hecho puedo decir que está descuidada con errores, para ser caro y un libro de una autora que ya de por sí vende mucho, no sé porque escatiman en la edición.
Se me avecinó una tormenta en su lectura, si bien tuve momentos en los que si podía leer, igual hubieron muchas distracciones (innecesarias) y mucho cansancio, trabajo, para variar luego decido enfermarme con gripitas y eso me tenía sin ganas, para después de superar la congestión me quedara un dolor de cabeza fuerte y un ojo rojo, ya se imaginarán leyendo literal con un ojo parchado jajaja, pero tenía muchas ganas de continuarlo que no podía soltarlo. Y para colocar un poco de chispas de chocolate al asunto, esta noche tuve una pesadilla terrible, justo cuando me había decidido realizar la reseña. Seguro son coincidencias, pero este libro me traerá todos estos recuerdos cada que me lo tope en mi estante.
Igual hubieron un par de cosas buenas, que no contaré por ahora porque solo están en el aire, pero bueno en verdad que este libro ya me dejó marcado.
Ahora, otro detalle, sí, hay más detalles, -oh my god lo olvidé…..- ¡ya recordé! Me he dado cuenta que los libros así enormes son como que más cómodos visualmente y quizás hasta con mejor presentación, pero sostenerlos en su lectura no es para nada reconfortante.
Pasando al tema del contenido, en definitiva el personaje por el que lo compré fue por Miranda, y para rematar sale en apenas como quince páginas de las cuatrocientas veinticinco que son el libro las cuales me dieron la respuesta a una pregunta que ni siquiera me formulé: me compré el ejemplar y añoraba leerlo no por la autora, no por Andy, no por saber del mundo de las modas, sino por el personaje de Miranda y sus locuras.
Cuando llegaba a una o unas páginas donde se hablaba de Priestly, realmente se me erizaba la piel, sentía su presencia, volvían mis traumas en la época en que trabajé como diseñador para una empresa donde si bien no tenías que ir vestido de tal manera ni ser una talla exacta, palpé ciertas cosas que Andy vivió.
Y hablando precisamente de Andy, su personaje me exasperó, siento que la autora le daba muchas vueltas al mismo asunto, una y otra vez, y otra vez y sí, trescientas páginas después, ¡otra vez!, y muchos eventos, muchas reuniones, pero la trama no sentía que avanzaba, era como leer simplemente los días de una persona sin nada “relevante” lo encierro entre comillas porque me refiero relevante para esos personajes, para ellos que decir casualmente: “trabajo en Google”, “hoy escribí un libro y un director de cine me lo compró”, “mi amigo está triste porque no  publicaron lo que escribió de sus sueños hoy en el times pero si en Vogue”, o sea para ser de ese tipo de personas que dicen todo esto como si fuese: “le he puesto más azúcar a mi café” y leer de ellos cosas como: “estuve en casa cuidando a mi hijo, jugando, se enfermó, lleve una carta”, o sea todo eso en diez páginas y otros asuntos parecidos como este en otras doce páginas y luego en once, etc…como que no sé, no le veía mucho caso. No sé si me explico. Quizá si sus empleos fueran más alcanzables para todo tipo de personas si parecería importante cosas mínimas.
No decanto que hubieron un par de cosas y capítulos en los que me reí, que jamás imaginé, que me sorprendieron, que me refrescaron, que podría leer y releer y ser feliz haciéndolo. Y los giros que no te dabas cuenta daría la historia de un momento a otro. Y los personajes muy bien logrados, Emily por ejemplo jamás perdió su carácter aunque pareciera dulces por momentos en sus palabras se palaba cierta rigidez.
Lo que sí es que al leer la sinopsis, ya sabía el final, solo era cuestión de saber cómo se llegaba a ese punto de la historia y créanme que casi lloro y bajé y subí de golpe, fue tremendo a partir de tres capítulos antes de finalizar la obra, exactamente en el capítulo veintiuno. 
Por último les dejo con unas de las muchas líneas que me gustaron:
-¿Es que no sabes con quién estás hablando? Si soy capaz de encontrar a Miuccia Prada el día de año nuevo, cuando está viajando en trineo de perros por las Rocosas canadienses, un sitio donde no hay cobertura, también puedo localizar a tu niñera, ¿no crees? Y ahora, ¡vístete y ve al despacho!

Hasta muy pronto.
RBC.